La inversión de Bill Gates en aceite de palma para salvar el bosque tropical

La inversión de Bill Gates en aceite de palma para salvar el bosque tropical

Tiempo de lectura: 2 mins.

· El magnate y filántropo busca crear aceite de palma de laboratorio.

Bill Gates, fundador de Microsoft, ha acaparado los titulares de distintos medios durante las últimas semanas por sus generosas donaciones -junto a otros millonarios- destinadas a controlar y combatir la pandemia de coronavirus (COVID-19) que azota a alrededor de 124 países en el mundo. 

Pero no conforme con esto, el millonario presidente de la Bill & Melinda Gates Foundation nos ha dejado saber su contribución al rescate de la selva tropical, a través de una importante inversión destinada al desarrollo de aceite de palma de laboratorio. Como hemos informado en publicaciones pasadas, este aceite vegetal se utiliza en casi el 50 por ciento de los productos industrializados, desde alimentos hasta productos de limpieza y cuidado personal.

Aunque es muy versátil y sus aplicaciones son infinitas, su obtención está ligada a la deforestación del bosque tropical, sobre todo en Asia, y con ella a la pérdida de hábitat de animales en peligro de extinción como el orangután y el rinoceronte de Sumatra. 

Bosque tropical en Wokii
Los orangutanes y rinocerontes sufren las consecuencias de la deforestación

No te pierdas: Te damos algunas razones para evitar productos con aceite de palma


A través del fondo de inversión tecnológico Bill Gates Breakthrough Energy Ventures, el empresario ha liberado una ronda de inversión serie A de 20 millones para la startup C16 Biosciences. Esta empresa emergente utiliza biorreactores para cultivar aceite en un laboratorio y el resultado es prácticamente idéntico al obtenido del árbol de palma (elaeis guineensis), pero mucho menos destructivo para el bosque tropical. 

El objetivo de C16 Biosciences es reemplazar todo el aceite de palma vinculado a la deforestación por la alternativa sostenible que se obtiene en sus laboratorios. Con ello no sólo se evita la tala indiscriminada de grandes extensiones de selva, sino que también se dejan de emitir las 500 millones de toneladas de dióxido de carbono que la industria del aceite de palma emite anualmente. 

De acuerdo con la startup, actualmente su alternativa sostenible al aceite de palma se está desarrollando a pequeña escala, trabajando en primera instancia con marcas de cuidado personal que utilizan cantidades pequeñas en sus productos. La meta, impulsada por la inversión de Bill Gates, será llegar a todas las industrias.