Francia regresa un Klimt arrebatado por los nazis a sus herederos

Francia regresa un Klimt arrebatado por los nazis a sus herederos

Tiempo de lectura: 2 mins.

El lienzo de Klimt de fue expoliado por los nazis en 1938. Francia lo regresará a los herederos de su dueña Nora Stiasny, asesinada en un campo de concentración en 1942

El cuadro Rosal bajo los árboles era la única obra de Gustav Klimt que pertenecía a Francia. Ahora, lo regresará a los herederos de su dueña Nora Stiasny, asesinada en un campo de concentración en 1942 y que se vio obligada a vender su Klimt antes de los que nazis la detuvieran. Este gesto forma parte de un proyecto de ley que contempla la cesión de obras que están en manos de instituciones públicas. La idea es reconocer el sufrimiento y los crímenes que sufrieron quienes fueron expoliados de sus bienes y torturados por los nazis.

Rosales bajo los árboles de Gustav Klimt

El gobierno francés adquirió el cuadro del pintor austriaco en 1980. En ese momento, las autoridades no tenían ni idea de que la obra era de una familia judía austríaca a la que obligaron a vender la pintura en 1938 por un precio simbólico. Luego llevaron a todos los miembros a un campo de concentración nazi.

Este Klimt los expoliaron los nazis

Pero en realidad, Rosales bajo los árboles era de la familia de Nora Stiasny, nieta y heredera de unos conocidos coleccionistas del país, Viktor y Paula Zuckerkandl. «Rosales bajo los árboles es testigo de estas vidas que una voluntad criminal buscó hacer desaparecer de forma obstinada”, comentó Roselyne Bachelot, ministra de Cultura de Francia en Twitter.

El lienzo está expuesto en el Museo d’Orsay. «Hoy sabemos que se trata efectivamente de una obra que fue expoliada en Austria en agosto de 1938″, dijo Bachelot en la conferencia de prensa donde se anunció la devolución de la pintura.

Es única pintura de Klimt que tiene Francia. Desprenderse de él es la respuesta adecuada porque Francia colabora con la Comisión por la Indemnización de Víctimas del Expolio y la Fundación por la Memoria de la Shoah y tiene como objetivo detectar los expolios de los judíos en Francia durante el nazismo.

«Sacar este cuadro de las colecciones nacionales es una decisión difícil, pero es un honor en el cumplimiento de nuestra memoria ante la historia, que responde a nuestro compromiso hacia las víctimas de la barbarie nazi», dijo Bachelot.

También te puede interesar: Monet llega a México con una experiencia multisensorial y realidad virtual