Houston, tenemos un problema: la basura espacial aumentará 50 veces en 2060

Houston, tenemos un problema: la basura espacial aumentará 50 veces en 2060

De acuerdo con una investigación, el aumento de CO2 es un problema que impide la degradación natural de la basura espacial.

Hace apenas unos días, la noticia de la caída en la Tierra de un satélite de China tuvo a la población mundial en vilo. Afortunadamente no hubo daños materiales ni pérdidas, pero nos hizo recordar que la basura espacial es un problema que no ha dejado de crecer, ni dejará de hacerlo.

Hoy por hoy, orbitan sobre la Tierra 2,500 objetos de un tamaño superior a 10 centímetros. En 40 años, la cantidad de basura espacial se incrementará 50 veces, a unos 125,000 fragmentos flotantes.

De acuerdo con un estudio presentado en abril en la Conferencia Europea sobre Basura Espacial, ésta podría generar problemas significativos a las futuras generaciones y dificultaría cada vez más el acceso al espacio o, en el peor de los casos, lo imposibilitaría.

Foto: Unsplash

De manera natural, la atmósfera de nuestro planeta empuja los desechos hacia abajo y los incinera en la tropósfera, pero el aumento en los niveles de CO2 está reduciendo la densidad de la atmósfera superior. El problema es que esto impide que la basura espacial se incinere de forma «natural».

En la atmósfera inferior, las moléculas de dióxido de carbono pueden volver a liberar radiación infrarroja después de absorberla del Sol, la cual luego queda atrapada como calor en la tropósfera.

Sin embargo, 96 kilómetros arriba, donde la atmósfera es más delgada, sucede lo opuesto, así que toda la basura que actualmente está flotando podría quedarse ahí para siempre, lo que representa un problema enorme.

Foto: Unsplash

El enorme problema de la basura espacial

Brown y su equipo aseguran que, debido al aumento en los niveles de dióxido de carbono, desde el 2000 se ha perdido un 21% de la densidad de la atmósfera a 402 kilómetros de altitud. Para 2100, si se duplican los niveles actuales de dióxido de carbono, esa cifra podría aumentar al 80 por ciento.

Los hallazgos también ponen en el radar a empresas como SpaceX, Amazon y otras que buscan mandar miles de satélites para emitir servicios de internet a la superficie desde una órbita baja de la Tierra.

En marzo, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por su sigla en inglés) aprobó una petición de SpaceX de disminuir las órbitas de casi 3,000 satélites en su constelación Starlink.

Foto: Unsplash

El argumento de SpaceX es que la atracción atmosférica barrerá de manera natural los satélites inactivos y los desechos en un tiempo razonable. Pero este nuevo estudio demuestra todo lo contrario.

En la actualidad, la mayoría de estas compañías utiliza el Software de Evaluación de Desechos de la NASA para predecir la vida útil de los satélites en las órbitas bajas de la Tierra.

Nos deja tranquilos que, cada cierto tiempo, la FCC revisa sus reglas y reglamentos y los actualiza con base en las novedades en el mercado y el conocimiento científico. Así que es probable que, dentro de poco, la organización deba tomar cartas en el problema de la basura espacial.

Foto: Unsplash

También te recomendamos: Japón apuesta por satélites de madera para evitar basura espacial

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.