Starbucks ya prueba sus nuevos vasos compostables

Starbucks ya prueba sus nuevos vasos compostables

Tiempo de lectura: 2 mins.

· En Nueva York, Londres, Vancouver, San Francisco y Seattle, la cadena de cafeterías ha puesto en marcha su programa piloto de vasos compostables.

En publicaciones anteriores hablábamos del NextGen Cup Challenge, una competencia global de código abierto para diseñar y comercializar una taza o vaso desechable más sostenible. Pues bien, ahora Starbucks se convierte en una de las primeras empresas en poner a prueba los resultados de esta competencia, introduciendo en cinco grandes ciudades los nuevos vasos compostables y reciclables. 

En éstos, el revestimiento de plástico del cartón se ha sustituido por un nuevo material biodegradable que puede arrojarse a cualquier compostador industrial. Con lo anterior, Starbucks da grandes pasos en uno de los puntos más complicados en su camino hacia la sostenibilidad. Y es que, hace un par de años, el gigante del café estableció el objetivo de servir el 25 por ciento de sus bebidas en recipientes reutilizables, pero sólo logró alcanzar un 2 por ciento de esta meta para 2018. 

Vasos compostables Starbucks en Wokii
Son reciclables y compostables

Además del plan de la empresa para reducir el desperdicio en un 50 por ciento durante la próxima década, Starbucks ha logrado avanzar en otras áreas de la sostenibilidad, particularmente en la de la energía renovable. En los últimos dos años, la compañía ha operado con energía renovable en Estados Unidos y Canadá.

No te pierdas: Las metas ambientales de Starbucks


Los nuevos vasos compostables, ganadores entre 12 distintos prototipos considerados por la empresa, se pondrán a prueba durante las próximas cuatro semanas, recogiendo comentarios de clientes y baristas por igual. De acuerdo con la marca, los nuevos vasos se ven, se sienten y se desempeñan exactamente igual que sus antecesores desechables. 

La razón de que Starbucks pruebe las tazas en estas cinco ciudades, responde a un mismo problema que algunas empresas y países no han podido solucionar: para reciclar y llevar a composta los elementos biodegradables de estos vasos, es necesario separar el revestimiento del vaso. Hasta ahora, sólo pocas ciudades y países en el mundo cuentan con las instalaciones de procesamiento para hacerlo.