Reino Unido podría prohibir autos de gasolina y diesel

Reino Unido podría prohibir autos de gasolina y diesel

Tiempo de lectura: 3 mins.

· La propuesta también incluye autos híbridos y sólo permitiría la venta de carros eléctricos o de hidrógeno.

La semana pasada, Reino Unido anunció que en 15 años podría prohibir la venta de nuevos autos alimentados por gasolina o diesel. De acuerdo con una declaración oficial de su primer ministro, esta medida llegaría cinco años antes de lo planeado para lograr alcanzar sus metas de reducción de emisiones trazadas para 2050. 

En una entrevista para la cadena británica BBC, Grant Shapps, secretario de transporte de Reino Unido, dijo que la prohibición será efectiva a partir del año 2032, alineándose con lo anunciado por Escocia. Aunque técnicamente Escocia no tiene autoridad para prohibir las ventas de carros, la nación ha dicho que planea cerrar gasolineras e inaugurar cada vez más estaciones de carga, forzando a sus habitantes a migrar hacia los autos eléctricos. 

Reino Unido en Wokii
Se planea incrementar el número de estaciones de carga

La negativa de los representantes de la industria automotriz no se hizo esperar y tampoco las duras críticas ante esta iniciativa. “Es muy preocupante que el gobierno haya movido las metas para los consumidores y la industria en un tema tan crítico. Con la demanda actual de esta tecnología aún cara, y que sólo representa una fracción de las ventas, está claro que acelerar una ambición que ya es muy difícil requerirá más que la inversión de la industria.”, dijo en un comunicado Mike Hawes, director ejecutivo de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Motores de Reino Unido. 

No te pierdas: Noruega, primer país en enviar plan de acción climática a la ONU


Y es que, de acuerdo con números de esta organización, si bien las ventas de autos eléctricos aumentaron un 144 por ciento en el último año, representan menos del dos por ciento del número total de automóviles en la carretera. En 2019, se vendieron cerca de 1.5 millones de nuevos autos con motores de combustión y sólo 37 mil autos eléctricos. 

Sin embargo, las autoridades de Reino Unido, incluído su primer ministro Boris Johnson, aseguran que una gran parte del presupuesto del gobierno se destinará a la infraestructura necesaria para que los habitantes transiten hacia la movilidad eléctrica con toda seguridad. El gobierno ha dicho que es imperativo seguir el ejemplo de países como Noruega, cuya transición a las energías limpias es notable.