Estudiantes crean la primera miel sintética

Estudiantes crean la primera miel sintética

Tiempo de lectura: 2 mins.

Si eres vegano ¡esta noticia te encantará!

Estudiantes del Technion-Israel Institute of Technology han presentado al mundo la primera miel sintética. Un desarrollo de más de un año de trabajo que les valió una medalla de oro en la competencia anual iGEM (International Genetically Engineered Machine Competition), fundada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en 2004. 

Después de su victoria en el concurso, el equipo israelí, conformado por 12 estudiantes, emitió un comunicado de prensa donde explica cómo se obtuvo este producto. La miel libre de abejas es producida por la bacteria Bacillus subtilis, “enseñada” en la laboratorio para dicha misión.

“La bacteria puede controlar de forma independiente la producción de enzimas, eventualmente logrando un producto con el mismo perfil de azúcar que la miel real y los mismos beneficios para la salud.», señala la publicación del equipo en el sitio web del iGEM. La innovación gana importancia en el contexto de la disminución de las poblaciones de abejas en muchas partes del mundo. Además, en la producción artificial de miel, el fabricante puede determinar las propiedades de la miel, incluido su sabor.

Miel sintética en Wokii
El equipo de Technion-Israel Institute of Technology

No te pierdas: La extraña respuesta de las abejas a la contaminación plástica



No resulta extraño que este equipo de estudiantes haya pensado en esta alternativa vegana a la miel, pues Israel es el país con más veganos per cápita y Tel Aviv, su segunda ciudad más grande, es una de las urbes más veganfriendly del mundo, de acuerdo con numerosos portales dedicados a dicho estilo de vida. 

Si creen que por haberse gestado en una competencia estudiantil la invención jamás llegará al mercado, deben saber que muchas empresas consolidadas iniciaron como startups después de obtener algún reconocimiento en el iGEM. Y es que, además de realizar investigación científica, los participantes deben presentarse como una empresa comercial real, para lo que deben recaudar fondos y reunirse con expertos en el campo con el objetivo de echar a andar sus proyectos.