La NASA planea usar hongos para construir hogares sostenibles en Marte

La NASA planea usar hongos para construir hogares sostenibles en Marte

Tiempo de lectura: 3 mins.

· La llamada micoarquitectura también podría tener grandes aplicaciones aquí en la Tierra.

Imaginar la vida fuera de esta planeta inmediatamente nos remite a imágenes extraídas de una película de ciencia ficción: enormes estructuras metálicas robóticas, cápsulas y edificios de cristal. Hoy, la NASA (National Aeronautics and Space Administration) ha revelado algunos detalles de su proyecto de micoarquitectura (sí, escucharon bien, arquitectura a partir de hongos), desarrollado en el Centro de Investigación Ames en Silicon Valley, California. 

Según la NASA, el futuro de los hogares en las estrellas es mucho más extraño que en los relatos de ciencia ficción y, sorpresivamente, mucho más verde. Aún en fase de investigación, el proyecto está respaldado por el Programa de Conceptos Avanzados Innovadores de la agencia, conocido como NIAC. La idea es crear prototipos de tecnologías que podrían “cultivar” hábitats en la Luna, Marte y más allá, específicamente hongos y la parte invisible que constituye su estructura, los micelios

Self-replicating, Self-repairing Planetary Habitats Made of Fungus

“En este momento, los diseños tradicionales de hábitat para Marte son como una tortuga, llevar nuestras casas con nosotros a nuestras espaldas, un plan confiable, pero con enormes costos de energía. En cambio, podemos aprovechar los micelios para cultivar estos hábitats cuando lleguemos allí.», dijo Lynn Rothschild, investigadora principal del proyecto en su etapa inicial

No te pierdas: Biosolar Leaf Projecto, el proyecto británico de limpieza del aire


El proyecto detalla que los micelios necesitarán de las cianobacterias para su crecimiento. Éstas usan la energía del Sol para convertir agua y dióxido de carbono en oxígeno y alimento para los hongos. Así, el hábitat sugerido se compone de una cúpula de tres capas: la primera hecha de hielo, misma que sirve como protección para la radiación y llega a la segunda capa constituida de cianobacterias. Ésta toma agua y realiza fotosíntesis para producir oxígeno para los astronautas y nutrientes para la capa final de micelios, los cuales crecerán orgánicamente para crear un hogar resistente. 

Fase inicial de prototipo de banco


Aunque están pensadas para construir espacios habitables en ambientes hostiles como los de Marte o la Luna, la micoarquitectura también podría tener grandes aplicaciones aquí en la Tierra. Como lo señala la propia Rothschild, el 40 por ciento de las emisiones de carbono en nuestro planeta proviene de la industria de la construcción. Por ello, existe una necesidad cada vez mayor de crear viviendas sostenibles y asequibles aquí en la Tierra.