Estudio muestra que la capa de ozono se está recuperando

Estudio muestra que la capa de ozono se está recuperando

Tiempo de lectura: 2 mins.

· El daño a la capa de ozono sobre la Antártida se debió principalmente al uso extensivo del clorofluorocarbono o CFC.

Después de recopilar datos de observaciones satelitales y simulaciones climáticas, investigadores de la Universidad de Colorado Boulder modelaron patrones cambiantes del viento relacionados con la recuperación de la capa de ozono. De acuerdo con el estudio, lo anterior se debe en gran medida a las acciones tomadas después de la publicación del Protocolo de Montreal, acordado de manera global en el año de 1987. En éste, se prohibió la producción de sustancias responsables del agotamiento del ozono. 

Según el estudio, publicado originalmente en Nature, el equipo descubrió que dos tendencias asociados al daño de la capa de ozono (la corriente en chorro de latitud media y el chorro tropical celda Hadley) se detuvieron y comenzaron a revertirse después del año 2000. Esto, para los científicos, se trata de un efecto directo de la capa de ozono en recuperación. 

No te pierdas: Decenas de elefantes liberados tras cierre de parques

Aunque muchos de nosotros jamás habíamos escuchado de dichos fenómenos en las corrientes de aire, estas alteraciones pueden influir en el clima a través de cambios en la temperatura atmosférica y la lluvia, lo que a menudo conduce a cambios en la temperatura del océano y las concentraciones de sal. 

¿Cómo se dañó la capa de ozono?


El daño a la capa de ozono sobre la Antártida se debió principalmente al uso extensivo del compuesto clorofluorocarbono o CFC inaugurado en la década de 1960. Este químico, además de ser usado industrialmente para refrigeración, aire acondicionado y materiales de embalaje como el unicel, también se utilizaba de forma regular en aerosoles domésticos (sprays para el cabello, pinturas) y unidades de aire acondicionado. Aunque los CFC son prácticamente inofensivos en las zonas bajas de la atmósfera, éstos sufren una reacción cuando la luz solar de la estratosfera los alcanza, liberando cloro y dañando la capa de gas que nos protege, sobre todo, de la radiación solar.