Decenas de elefantes son liberados tras cierre de parques

Decenas de elefantes son liberados tras cierre de parques

Tiempo de lectura: 2 mins.

· El parque también anunció que ya no tienen la intención de obligarlos a cargar turistas cuando el negocio abra nuevamente sus puertas.

Aproximadamente 78 elefantes han sido liberados de los enormes asientos de madera y metal que solían llevar a cuestas para pasear a turistas. Esto sucedió en el campamento de elefantes en Maesa, al norte de Tailandia, donde las restricciones al turismo ante la pandemia de coronavirus han obligado a cerrar a algunos parques y otros sitios donde la atracción principal eran los animales. 

De acuerdo con declaraciones de los directivos del parque publicadas en el diario británico The Independent, esta será la primera vez en 44 años que los elefantes no han usado asientos durante el día. 

No te pierdas: Conoce la labor de Yao Ming en la conservación de animales


“Desde que ingresamos al negocio en 1976, montar elefantes siempre ha sido la actividad favorita de los turistas. Pero debido a que el coronavirus se ha extendido, ha habido menos turistas y, finalmente, el gobierno nos ordenó cerrar, por lo que retiramos las sillas para liberarlos. No planeamos volver a colocar los soportes de los asientos en ellos, incluso si podemos volver a operar. Queremos cambiar el estilo del lugar y encontrar formas más naturales para que el público pueda disfrutar de los animales. Daremos la bienvenida a los turistas para que disfruten aprendiendo sobre las formas de vida de los elefantes de forma natural en lugar de usarlos para entretener a los turistas.”, dijo Anchalee Kalampichit, directora del campamento.

Por varias décadas esta ha sido la actividad favorita de turistas

Otra buena noticia es que el campamento se ha comprometido a cuidar de los elefantes y a continuar pagando los sueldos de los 300 miembros de su personal. Sin embargo, los más de 93 parques de este tipo en Tailandia buscan que el gobierno ofrezca apoyo financiero durante esta crisis, pues temen que el cierre definitivo de estos obligue a los desempleados a regresar a actividades como la tala ilegal y la caza furtiva. 

Ahora podrán admirarse en libertad