Aunque los alimentos con azúcar nos otorgan bienestar por la energía que ofrecen, su consumo desmedido puede provocar ansiedad.

Candance Burch, educadora de salud hormonal, dice que el problema radica en los picos de azúcar en la sangre, la fiebre del azúcar conduce a niveles altos de azúcar, dando mucha energía, pero luego los niveles bajos conducen a sentirse lento y deprimido.

 

Brigitte Zeitlin, propietaria de BZ Nutrition, asegura que los alimentos azucarados aumentan el nivel de azúcar en la sangre, se dispara y luego baja más rápido. Este rápido aumento y caída hace que te sientas incómodo, incluso puede simular ataques de pánico.

También agrega que los alimentos ricos en azúcar desencadenan la liberación de serotonina, una hormona que hace que te sientas bien. 

Además, un estudio reveló que las personas que consumen carbohidratos como pan, arroz, cereales, dulces o productos horneados, son más propensas a sufrir depresión y cambios de humor, debido a los cambios drásticos de azúcar en la sangre.

 

Te recomendamos