Cómo cuidar y reparar las manos dañadas por el uso excesivo de gel antibacterial y jabón

Cómo cuidar y reparar las manos dañadas por el uso excesivo de gel antibacterial y jabón

Tiempo de lectura: 3 mins.

Si notas que tus manos están muy secas e incluso con grietas, es momento de protegerlas.

El coronavirus nos trajo nuevos hábitos en nuestro día, como salir de casa con cubrebocas, no tocarnos el rostro durante el día y lavarnos las manos, por 20 segundos, constantemente. Sin embargo, protegernos, sobre todo con el lavado de manos, ha traído graves consecuencias a la piel.

El uso constante y hasta excesivo de jabones y gel antibacterial ha provocado que la piel de nuestras manos se reseque, agriete e incluso que sangre. Esto se debe a que los productos de limpieza deshidratan y maltratan nuestra piel ,dejándola indefensa y sin su grasa natural.

Para que tus manos no se dañen por el lavado frecuente, en Wokii te revelamos unas técnicas para proteger y mimar tu piel.

Elije el jabón adecuado

Aunque amemos que nuestras manos huelan a frutos rojos, mango o coco, lo mejor es elegir un jabón para manos neutro y libre de perfume. El perfume en estos productos puede irritar la piel y resecarla con el uso constante.

También te puede interesar: Tres poderosas razones para lavarte las manos (y cómo hacerlo correctamente)

Lava y humecta

Para evitar que tu piel se maltrate, procura humectar tu piel después de cada lavado con una crema de manos. Sí, sabemos que puede ser tedioso, pero debes hacerlo para recuperar la hidratación de la piel. Las cremas de manos de Lush son veganas y con formulas superhumecantes.

Puedes reparar tus manos con mantecas y aceites vegetales

Al estar en contacto constante con el alcohol y el jabón, nuestra piel necesita reparación extrema, por lo que usa cremas humectantes a base de mantecas como karité o aceites como el de oliva.

También puedes colocar un poco de aceite de almendras (el de L’Occitane es buenísimo) u oliva en tu piel antes de dormir.

Mima tus manos con mascarillas

Además de humectarla, cuida tus manos con una mascarilla que te ayudará a reparar tus manos.

Solo necesitas avena en hojuelas y miel de abeja. Para prepararla debes mezclar muy bien los ingredientes, colocar la mezcla sobre tus manos y dejar reposar por 15 minutos.

Después, enjuaga con agua tibia y humecta tus manos con el producto que más te guste.

Al seguir estos consejos te olvidarás de la resequedad y las manos agrietadas. ¿Te ocurre lo mismo en el rostro por el cubrebocas? Checa estas mascarillas naturales con ingredientes de temporada.