Ácido hialurónico: ¿realmente es tan eficaz como dicen?

Ácido hialurónico: ¿realmente es tan eficaz como dicen?

Desde cremas hasta inyecciones para eliminar la grasa, el ácido hialurónico se ha convertido en el nuevo favorito del universo skincare. Pero, ¿por qué está tan de moda?

En los últimos dos años, el ácido hialurónico se ha convertido en uno de los activos para nuestra piel más populares. Desde cremas y sueros faciales, hasta inyecciones que sustituyen las cirugías plásticas con resultados muy similares. Pero, ¿qué es el ácido hialurónico y por qué todo mundo está hablando de él?

Primero, debes saber que el ácido hialurónico es una sustancia que nuestra piel produce de forma natural, sólo que con un nombre nada sexy: polisacárido del tipo de glucosaminoglucanos, compuesto por repetitivos disacáridos poliméricos de ácido D-glucurónico y N-acetil-D-glucosamina, unidos por enlaces β. Horrible, ¿no?

ácido hialurónico es realmente eficaz

Su función, según la Mayo Clinic, es la de mantener la firmeza de la piel. Este ingrediente también se encuentra presente en cartílagos, huesos, articulaciones, encías y ojos. Sin embargo, la piel es la que concentra el 50% del ácido hialurónico presente en nuestro cuerpo.

El problema -y la ventaja para todas las marcas de productos dermatológicos- es que, a partir de los 25 años, empezamos a degradar más ácido hialurónico del que podemos producir. Para los 60, nuestra piel ya sólo tendrá un 10% de sus reservas.

Otros factores que van acabando con el ácido hialurónico en nuestra piel son la falta de descanso, el consumo de alcohol y tabaco. El estrés y la alta exposición a los rayos UVB y a contaminantes presentes en el aire. En resumen: todo puede ir sumando, poco a poco, a quemar nuestras reservas de este importante activo en nuestra piel.

La mala noticia es que el ácido hialurónico no se repone con la alimentación, ni de ninguna otra forma más orgánica. Esto ha llevado a muchas marcas de cosméticos y productos dermatológicos a crear suplementos que, tal parece, son la forma más eficaz de darle una inyección de vida a tu piel. Literalmente.

https://www.youtube.com/watch?v=BshyMNSSgUo

¿Sirven los productos con ácido hialurónico?

Hay en el mercado un sinfín de alternativas de cremas, sueros, mascarillas e incluso bloqueadores solares que incorporan este activo a nuestra rutina diaria.

Lo que nadie te dice es que existen dos tipos de ácido hialurónico: de alto peso y de bajo peso molecular. El primero se queda en superficie, actúa a nivel epidermis superficial y mejora la hidratación y la textura, mientras que el segundo actúa a nivel epidermis profunda y reduce las líneas finas y las líneas de expresión.

Esto es muy importante al momento de elegir productos con ácido hialurónico a nuestro carrito de compras. Además, debemos fijarnos que los productos incluyan vitamina C, que combate el estrés oxidativo (es decir, ese proceso que elimina gradualmente nuestras reservas de ácido hialurónico) y péptidos, que ayudan a producir colágeno y retrasar el envejecimiento de nuestra piel.

Inyecciones, fillers o como les llames… Así es como funcionan

Una de las funciones del ácido hialurónico es la de rellenar esos huecos, expresiones faciales y arruguitas en nuestra piel. Con el paso del tiempo se va perdiendo y es cuando estas marcas se van acentuando.

Esto ha creado un auténtico mercado en forma de inyecciones. Estos procedimientos suelen ser no invasivos y muy sencillos de aplicar.

Su efecto es botulínico, es decir, que rellena y levanta nuestra piel. Su uso más común es para rellenar (fillers, como también se les conoce) pero también se han encontrado múltiples usos, como desaparecer las bolsas de los ojos, levantar la nariz, aumentar el mentón y hasta desaparecer la grasa acumulada en ciertas zonas del cuerpo.

Instagram y TikTok, entre otras redes sociales, pueden dar fe de que los procedimientos con ácido hialurónico están muy de moda. Hoy es muy fácil encontrar ofertas como la ‘masculinización facial‘, que básicamente consiste en aumentar el mentón y delinear la línea de la mandíbula. O ‘reducción de grasa focalizada‘ con tres o cuatro inyecciones.

Hasta el momento no existe evidencia suficiente para saber si el ácido hialurónico inyectado tiene algún efecto dañino para la salud. Lo que sí debemos tener en cuenta es que, al igual que el ácido que producimos naturalmente, el inyectado se degrada.

Es decir, todo procedimiento inyectado tiene una duración de meses, quizás un par de años como máximo, dependiendo de cada organismo.

¿Vale, entonces, la pena? Eso dependerá de tu presupuesto y de tus ganas de ver un cambio radical en ti.

También te puede interesar: Estos son los beneficios de la cúrcuma para nuestra piel