¿Es posible adelgazar mientras duermes?

¿Es posible adelgazar mientras duermes?

Tiempo de lectura: 3 mins.

Además de una buena alimentación, el descanso adecuado también es necesario para bajar de peso.

Bajar de peso mientras dormimos sí es posible, ya que mientras estamos recostaditos en la cama, nuestro cuerpo sigue funcionando y quemando calorías. Pero para que esta quema de grasa sea significativa y nos ayude a bajar de peso, o mantenernos, debemos hacer unos ajustes en nuestros hábitos.

Apaga la luz

Si deseas quemar un par de calorías y a la vez tener un sueño reparador, entonces debes dormir en total oscuridad.

Dormir en un entorno silencioso y oscuro favorece la formación de melatonina, nos relaja, induce al sueño y favorece la quema de calorías.

Bye, bye, celular

Para conseguir un buen sueño y quema de calorías mientras estamos acostados, es necesario despedirnos del celular de una a media hora antes.

Se ha comprobado que la luz que emiten estos aparatos puede confundir a nuestro cerebro, haciéndolo creer que es de día y activándonos.

Por eso, cuando se acerque tu hora de dormir, apaga el celular y el televisor. Verás cómo descansarás mejor.

También te puede interesar: ¿Es verdad que hacer ejercicio aumenta las ganas de comer?

Adiós, cama calientita

Hay una forma muy sencilla de quemar grasa mientras dormimos y esta es pasando un poco de frío.

Si nos dormimos a una temperatura entre 15 y 19 grados centígrados, nuestro cuerpo quemará más calorías para incrementar nuestra temperatura corporal y mantenerla. Además, estarás fresco y tendrás un sueño aún más reparador.

Así que desde hoy dile adiós a las cobijas pesadas y edredones.

Duerme de siete a ocho horas diarias

Si duermes 5 o 6 horas al día estás cometiendo muchos errores, ya que además de no descansar lo suficiente, estás propiciando el aumento de peso.

Cuando dormimos poco, nuestro cuerpo se mantiene cansado y debe obtener energía a través de la comida, lo que nos lleva a comer de más e incluso elegir alimentos ricos en azúcar y carbohidratos.

No cenes muy tarde, ni muy pesado

En las noches quemamos menos calorías que por la mañana, razón por la que la cena debe ser ligera y no tan noche.

Si cenas después de las 11 de la noche, posiblemente tendrás problemas para conciliar el sueño debido a la digestión y tu metabolismo se hará muy lento, lo que te puede hacer ganar peso.

Debes leer también: ¿Por qué no puedes bajar grasa en el abdomen?

Para ver resultados en tu peso, pon en práctica estos tips antes de dormir y acompáñalos de una buena alimentación.