Maskfone, el cubrebocas que se conecta a tu teléfono

Maskfone, el cubrebocas que se conecta a tu teléfono

Tiempo de lectura: 3 mins.

Protección, conveniencia y tecnología se reúnen en Maskfone, un tapabocas que se conecta a tu teléfono y te permite hacer llamadas.

Nueva normalidad, nuevos gadgets. Y para que puedas tomar llamadas de una manera más cómoda, Maskfone hizo un tapabocas que se conecta a tu teléfono. De este modo puedes hablar mientras vas por la calle sin necesidad de quitarte el cubrebocas e interrumpir su factor protector o infringir reglas del sitio en el que te encuentres.

Como cubrebocas en solitario, ya es bastante eficiente. Ofrece los mismos niveles de seguridad que el equipo de grado médico N95, con 95 por ciento de eficacia para impedir el paso de los virus, incluyendo al causante del COVID-19. Los filtros, por supuesto, son reemplazables para que puedas lavar el cubrebocas y reutilizarlo.

Como “prenda” podemos decir que tiene más estilo que otros cubrebocas con este grado de protección, y se suma el beneficio de que es más ligero. Y es color negro, así que combina con todo. Pero además de lo anterior, la gran sorpresa la da en su faceta de gadget.

También lee: Este cubrebocas de LG purifica el aire que respiras

¿Cómo funciona Maskfone, el cubrebocas que se conecta a tu teléfono?

Lo prometido es deuda. Ya dejando claro su nivel de protección y su facilidad para que lo adaptes a tu guardarropa de la nueva normalidad, vamos a la parte tecnológica. El cubrebocas Maskfone se conecta a tu teléfono de manera inalámbrica. Y se conecta lo mismo con Siri que con Alexa o el servicio de asistencia de Google para que puedas solicitar hacer las llamadas que necesites.

El audio se recibe por medio de sus audífonos integrados y puedes modular el sonido con los controles que se encuentran en el tapabocas y que quedarán a la altura de tu mandíbula. Ya que tocar el rostro es un factor de infección, colocar el teléfono cerca o siquiera ajustar los audífonos puede suponer un riesgo.

Y es, tratando de evitar estas pequeñas, pero ahora potencialmente peligrosas acciones, que Maskfone fue desarrollada. Tiene un precio de 50 dólares y los filtros reutilizables cuestan 19.99 dólares. A primera vista no es la opción más accesible en la amplia gama de cubrebocas que hemos visto en estos meses, pero sí es una de las que más protección y funcionalidad ofrecen.

También lee: Ladrillos hechos con cubrebocas desechables: una realidad