¿Tu perro roba y rompe tu ropa? Esta es la razón de su comportamiento

¿Tu perro roba y rompe tu ropa? Esta es la razón de su comportamiento

Tiempo de lectura: 2 mins.

Si has notado que la camita de tu perro está llena de tus jeans, camisas o suéteres, esta es la razón.

Los perros son animales muy activos. Les encanta salir a pasear, correr por la casa y saltar sobre nosotros cuando desean algo, comportamientos que muchas veces nos encantan de ellos y nos hacen reír.

Sin embargo, algo que definitivamente no amamos es cuando “roban” nuestras cosas o rompen nuestros zapatos o pantalones. Pero ¿por qué lo hacen? En Wokii te lo revelamos.

¿Por qué roban nuestra ropa?

Cuando un perro está muy acostumbrado a la compañía y atención de su humano, muy probablemente sufra de ansiedad por separación cuando sales de casa.

Tu mascota puede sentir que lo abandonaste y no volverás jamás, por lo que busca una prenda que conserve tu aroma para sentirse seguro y tranquilo.

Tener tu ropa y acurrucarse en ella es la forma con la que trata de superar su ansiedad y miedo de estar solo.

También te puede interesar: Estudio: los perros sí logran comprender los elogios

¿Por qué mi perro mastica y rompe mi ropa y zapatos?

La ansiedad por separación puede mantener triste y dormilón a tu perro, o puede darle mucha energía que debe eliminar.

Los perros pueden masticar los objetos como una medida para controlar su estrés y si tu zapato está a la vista, no dudará en darle unos mordiscos o destruirlo por completo.

Otra razón por la que pueden morder tus objetos es porque están aburridos y ven a tus cosas como si fuera un juguete; así que deben jalarlo, masticarlo y romperlo.

¿Cómo evito que mi mascota destruya mis cosas?

Si estás cansado de que tu perro dañe tus pertenencias, entonces es momentos de calmar su ansiedad y jugar más tiempo con él.

Cómprale juguetes que sean adecuados para su raza y ponlos en lugares accesibles donde los pueda tomar sin problema, por ejemplo, sobre su cama o en un mueble.

Trata de pasar más tiempo con él y, a la vez, déjalo solo en una habitación por un tiempo para que se acostumbre a estar solito.

También acostúmbralos a rutinas y sonidos como el de las llaves y la puerta, para que no sienta que lo abandonas.