Mujeres viajeras: ellas prefieren viajar solas este año

Mujeres viajeras: ellas prefieren viajar solas este año

La pandemia restringió nuestros viajes, es cierto. Hoy, entre los muchos que hemos vuelto a viajar se cuentan viajeras que lo hacen sin compañía. Por el placer de conocer destinos sin depender de un compañero o compañera de viaje.

La pandemia nos hizo ver que viajar era un lujo que pocos considerábamos como tal. Y al margen de las estrategias sanitarias y de vacunación de cada país, es un hecho que mucha gente ha vuelto a viajar en pandemia. Entre ellas, muchas mujeres solas.

De hecho, sitios como The Art of Travel afirman que del total de viajeros que cada año deciden irse de vacaciones en solitario, un 73 por ciento corresponde a mujeres viajeras que, cuando no tienen compañero (o compañera) de periplo, deciden lanzarse a la aventura solas en lugar de cancelar sus planes.

viajeras

De hecho, la industria turística estima que la mitad de quienes se desplazan por el planeta corresponde al género femenino. Además, ellas son mayoría —se calcula un 75 por ciento— a la hora de decidir la adquisición de boletos o reservar alojamiento. Y, definitivamente son las que más dinero generan en este rubro —solo en 2016, 125 mil millones de dólares—.


Es cierto que estos comportamientos pueden variar según la geografía y costumbres de cada país, pero resulta innegable que los progresos en materia de derechos de las mujeres han permitido que cada vez más un buen número de ellas pueda moverse por el mundo sin miradas reprobatorias, como sucedía hasta no hace mucho.

Damas «respetables»

De hecho, viajeras que en el siglo XX cruzaron tierra y mar para dejar testimonios escritos de sus giras por Latinoamérica -como el caso de la inglesa Rosita Forbes o la estadunidense Katherine Dreier-, se quejaban en sus relatos que en países lejanos como Argentina o Uruguay estaba mal visto que una dama -”por más respetable” que fuera- se hospedara sola en un hotel. Por entonces, en varias ciudades latinoamericanas, el honor o respetabilidad de una señorita o señora se veía manchado si ésta viajaba en barco, tomaba un café o incluso caminaba por una calle céntrica sin compañía.

Romper con las convenciones


Afortunadamente, las cosas han cambiado y hoy en día, las mujeres que por distintos motivos deciden tomar sus vacaciones en solitario son cada vez más. Así lo demuestran sitios web y blogs como The Solo Female Traveler Network o Solo Traveler World, este último editado por Janice Waugh.


En 2009, esta historiadora que reside en Toronto quedó viuda. Al verse sola en casa, sin sus hijos, que ya habían abandonado el hogar familiar por trabajo y estudios, empezó a viajar en solitario, primero tímidamente, hasta luego convertirse en una viajera consumada, que incluso publicó un libro sobre el tema. En él ofrece consejos sobre seguridad, para conocer gente, ahorrar dinero y, en definitiva, pasarla bien sin depender de un compañero.

Su proyecto Solo Traveler, que además del libro y blog, incluye charlas y conferencias. Es “un llamado a la acción”, cuenta Janice. “Las animo a romper los lazos de las convenciones y espectativas para reclamar el derecho a viajar en solitario”.

Todo un mensaje empoderador, que no se dirige solo a las mujeres viajeras, sino también a varones que por el “qué dirán” o ciertas reglas no escritas se están perdiendo la oportunidad de conocer el mundo.

También lee: Viajar nos hace más felices: lo dice la ciencia.