El «Viaje a ninguna parte» para contemplar la superluna de mayo

El «Viaje a ninguna parte» para contemplar la superluna de mayo

El trayecto extraordinario permitirá a los viajeros observar de cerca la superluna de sangre el próximo 26 de mayo, el único eclipse lunar de este año.

La aerolínea australiana Qantas ya ha vendido todos los boletos para ver la superluna de finales de mayo. Lo llaman el Viaje a ninguna parte y es la aventura ideal para quienes desean ver el eclipse lunar completo desde más de 12 mil metros de altura. Por cierto, los boletos se vendieron en dos minutos y medio.

Seguro que te preguntas cuánto han tenido que pagar estos pasajeros para acceder a un trayecto inusual. Pues bien, la tarifa más económica ha sido de 499 dólares australianos (unos 386 dólares americanos). Quienes van en primera clase han desembolsado 1,499 dólares australianos (unos 1,160 dólares americanos).

Lo que esperan los exploradores espaciales es admirar la superluna de mayo desde una vista privilegiada. Para no decepcionar a los viajeros, la aerolínea anunció en un comunicado que ha diseñado la mejor ruta con la astrónoma Vanessa Moss. La científica formará parte de la tripulación. Se encargará de dar a los pasajeros información sobre el fenómeno que la NASA denomina eclipse de superluna de sangre y que ocurrirá el 26 de mayo.

Ese día la luna llena estará cerca de su posición orbital más cercana a la Tierra, lo que la hará más grande y brillante para el ojo humano. Y es un espectáculo imperdible. En algunas partes del mundo, la Luna adquirirá un tono rojizo por el eclipse lunar total.

Y esta percepción de color irá aumentando mientras la Luna atraviesa la sombra de la Tierra. En este punto se verá más oscura y roja. «El color rojo proviene de la luz solar que se filtra a través de la atmósfera de la Tierra, un anillo de luz creado por todos los amaneceres y atardeceres que ocurren alrededor de nuestro planeta en ese momento», dice el sitio web de la NASA.

Superluna de sangre en mayo

Este eclipse lunar total será el único de este año y se podrá ver desde Australia, Nueva Zelanda y algunas zonas del Pacífico y la costa oeste de Estados Unidos. Para admirarla la superluna de mayo lo mejor posible, Qantas subirá a sus viajeros al Boeing 787 Dreamliner, el avión que tiene ventanas más grandes y permitirá observar el fenómeno en todo su esplendor. «Este avión es ideal para contemplar la Luna», dijo la directora de atención al cliente de la aerolínea, Stephanie Tully, en un comunicado. El vuelo durará tres horas. El punto de partida es Sydney.

Qantas ya hizo este vuelo en octubre de 2020. Una de las viajeras de esta travesía, Fiona Downes, calificó el viaje como «una experiencia única en la vida», según contó a CNN.

Las únicas críticas son la de los ambientalistas, que acusan a Qantas de dejar una gran huella de carbono por este viaje excéntrico. Para contrarrestarlo, la línea aérea se ha comprometido a compensar el 100% de las emisiones de del vuelo de octubre y hará lo mismo con la próxima excursión para ver la superluna.

Otras aerolíneas también han realizado vuelos a ninguna parte, incluidas All Nippon Airways, EVA Air y Hong Kong Express.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También te puede interesar: Voyager Station, el primer hotel espacial para 2027