10 pasos para hacer tu propio jardín en casa

10 pasos para hacer tu propio jardín en casa

Tiempo de lectura: 6 mins.

La pandemia nos ha motivado para mejorar los espacios en los que vivimos. Y un jardín en casa no suena nada mal. Te decimos cómo hacerlo en 10 pasos.

La pandemia ha repensado los espacios en los que vivimos. Ahora nuestra casa es un mismo espacio para trabajar, descansar e incluso relajarnos. Y seguro has pensado que un jardín propio es uno de sus propósitos del año. que harán tu día a día más disfrutable.

Pero, ¿por dónde empezar? Quizá no tienes experiencia en jardinería o alguna vez lo intentaste y descubriste que las plantas no son lo tuyo. Pero tengo buenas noticias para ti.

Con unos consejos de una experta, podrás hacerlo. Paquita Romano, paisajista, jardinera es quién te preparará para que este nuevo hobbie sea un momento de relax. Atentos a estos 10 pasos:

1.- Vence el miedo

Tu intención debe estar puesta en empezar poco a poco y con constancia, cuando menos te des cuenta verás los primeros resultados. 

2.- Elige un espacio

Puede ser un lugar libre en el patio de tu casa, en una terraza, balcón o incluso una esquina de tu departamento en donde quisieras poner una serie de macetas para hacerlo más confortable y alegre. 

3.- Factores externos 

En el espacio que elegiste observa la cantidad de luz: ¿por dónde entra el sol y dónde se pone?, ¿recibe luz directa la mayor parte del día o filtrada por algún árbol o edificio?

También es clave el clima; si hace viento, si es frío por las mañanas, si tienes un espacio de tierra en el patio ver qué suelo o drenaje tiene o si es más arenoso o arcilloso. Ya comienza a tomar forma el jardín.

4.- Diseña tu jardín: ¿maceta o cantero? 

Dependiendo del rincón, podrás empezar con un cantero, es decir, un espacio de tierra delimitado para concentrar flores y plantas; o puedes crear tu jardín en tu casa, terraza o balcón con macetas agrupadas. 

Para un cantero toma siempre en cuenta el diámetro y altura que alcanzarán las plantas. Lo ideal es organizar las pequeñas al frente y las altas al fondo, para que no se tapen unas con otras.  

En el caso de las macetas, si quieres jugar con colores, texturas o flores, lo mejor es que tus macetas sean sencillas; por el contrario, si quieres resaltar el diseño de la maceta, elige una planta que no compita con ella. Agrúpalas por estilo, colores o material y por altura a partir de tres, los números impares funcionan mejor visualmente.

5.- ¿Cómo elegir la planta indicada? 

Esto dependerá de las características del jardín en ciernes. ¿Le da sol directo, media sombra o sombra? Toma también en cuenta que hay plantas anuales, que su ciclo de vida dura tres estaciones, o perennes, que su ciclo de vida dura entre dos o tres años. Podemos alternarlas para mantener nuestro jardín vivo durante todo el año. 

6.- Conócelas

Investiga todo lo que puedas sobre las plantas que te llaman la atención, empezando por su nombre botánico completo. Cada variedad puede tener necesidades y características diferentes. Puedes crear fichas informativas de tus plantas con cada una de sus características o necesidades. Esas fichas las puedes colocar cerca del jardín, en el lugar de la casa que te resulte más útil.

7.- En el invernadero

No te dejes llevar solo por las flores bonitas, revisa la estructura del tallo, que las hojas estén hidratadas y firmes, busca que no haya signos de enfermedades o plagas.

Revisa que las raíces no sobresalgan por debajo y que la tierra no esté separada del borde del contenedor, estos son signos de que la planta sufrió algún tipo de estrés por falta de agua. Con esto, ya tienes mucho avanzado en el diseño de tu propio jardín en casa.

Al  transportarlas, cúbrelas para protegerlas del viento, que puede deshidratarlas; al llegar a casa, déjalas a media sombra para que se adapten. 

8.- Arma tu kit de jardinería

Las tres herramientas básicas para empezar con tu jardín en casa son: guantes (primero de algodón y, posteriormente, de cuero, para las plantas con espinas); palas, lo ideal es tener tres: estándar, con punta, y cuadrada; puedes empezar con la primera; y tijeras de podar. No tienen que ser muy grandes pero sí de buena calidad y punta fina para cortes precisos.

9.-  Planta y alimenta

Lo recomendable es hacer una mezcla de tierra y composta. Este es un abono natural y aporta nutrientes. En el caso de las macetas, necesitarán dos veces al año algún tipo de fertilizante. Busca que todo sea de la mejor calidad, esto determinará su desarrollo, es tal cual la “comida” con la que alimentas a tu jardín en casa. 

Tipos de suelo para jardinería (Curso Jardinería con Paquita Romano)

Para el cantero: limpia y delimita el espacio con un fleje de madera, ladrillo o algún otro material; haz el hoyo para cada planta, por lo menos una vez el ancho y dos veces la profundidad de la maceta en que viene. 

Para las macetas: Elige la maceta con dos veces el tamaño del terrón; luego de una primera capa de mezcla, coloca la planta en el centro y rellena las orillas; asegúrate de presionar la tierra de las orillas para sacar el aire extra. 

10.- El riego

Es más probable que una planta se muera ahogada que por falta de agua, por eso es muy importante que el suelo sea permeable o con buen drenaje. Para los canteros, que el centro sea más elevado que las orillas, así ayudas naturalmente a un buen drenaje. En el caso de las macetas, además del orificio de drenaje coloca en el fondo algún tipo de piedra, leca, o arcilla expandida que facilite el drenaje y evite que se tape. 

Tip extra: No riegues tus plantas directamente sobre las hojas o flores, esto puede provocarles hongos, riega alrededor de la planta que es hacia donde su sistema de raíces se extiende. 

Con estos 10 consejos estás listo para perder el miedo y arrancar tu primer jardín. Recuerda, como dice Paquita Romano: “un jardín nunca está terminado del todo y puede funcionar o no por un montón de razones, pero siempre se puede aprender y volver a empezar”. Para más información puedes consultar el curso de Paquita “Jardinería casera: Cultiva, decora y vive verde” en Crehana

También te puede interesar: Cultivar las lechugas en casa es más fácil de lo que crees.