Necesitamos leer a más mujeres. Estas son las escritoras latinoamericanas por las que podemos empezar

Necesitamos leer a más mujeres. Estas son las escritoras latinoamericanas por las que podemos empezar

Tiempo de lectura: 5 mins.

Recientemente, han surgido movimientos como #LeoAutoras y #GuadalupeReinas, que invitan a leer a más escritoras latinoamericanas. Aquí te dejamos 10 recomendaciones.

Leemos más a hombres que a mujeres, y eso lo dicen las cifras: en 2010, sólo 30% de los libros vendidos en Estados Unidos eran escritos por mujeres. En 2019, la cifra subió a 42%. ¿Pero qué pasa con las autoras en otras partes del mundo? ¿Sabemos qué están publicando hoy las escritoras latinoamericanas?

A propósito del #8M, hicimos una lista que busca cumplir un solo cometido: leer a más mujeres. Como el universo de letras es muy amplio, decidimos limitarlo a 10 escritoras latinoamericanas que, como decimos ahora, ¡la están rompiendo!

1. Valeria Luiselli

País: México

Libro que recomendamos: Desierto sonoro

¿Por qué hay que leerla? Pocos libros te muestran de una manera tan personal la perspectiva de una persona migrante en Estados Unidos, al mismo tiempo que compara su experiencia de vida con la de otros migrantes menos afortunados. Estos contrastes hacen de Desierto sonoro una novela estremecedora que, incluso, Obama nombró como uno de sus libros favoritos de 2019.

Necesitamos leer a más escritoras latinoamericanas

2. Ariana Harwicz

País: Argentina

Libro que recomendamos: Matáte, amor

¿Por qué hay que leerla? Si te gustan las historias de personajes medio enloquecidos, medio en ensoñaciones, esta novela te va a atrapar. Es una novela breve sobre una relación tóxica, en la que ella, la protagonista, nos cuenta los tormentos emocionales por los que está pasando, de una forma frenética y sin pausa. De las mejores escritoras latinoamericanas que, al mismo tiempo, está rompiendo con la tradición latina.

Necesitamos leer a más escritoras latinoamericanas

3. Samanta Schweblin

País: Argentina

Libro que recomendamos: Distancia de rescate

¿Por qué hay que leerla? Ojalá existiera en las librerías una categoría de “Libros extraodinarios”, porque sin dudas ahí estarían todos los libros de Samanta Schweblin. Distancia de rescate es una novela de suspenso: de vivir con miedo, de tener pensamientos catastróficos, de esa sensación de haber hecho algo terrible en tu pasado que ya no recuerdas. Uno de esos libros que no sueltas desde el primero golpe.

Necesitamos leer a más escritoras latinoamericanas

4. Alejandra Costamagna

País: Chile

Libro que recomendamos: El sistema del tacto

¿Por qué hay que leerla? Con esta novela, Costamagna quedó finalista en el pestigioso Premio Herralde de Novela. Se trata de un relato autobiográfico sobre la búsqueda de sus raíces y la necesidad de construir un árbol genealógico para entender quién es y de dónde viene. Pero la autora lo hace de una manera tierna y a ratos hilarante, que la convierte en una de las mejores escritoras latinoamericanas actuales.

Necesitamos leer a más escritoras latinoamericanas

5. Mariana Enríquez

País: Argentina

Libro que recomendamos: Las cosas que perdimos en el fuego

¿Por qué hay que leerla? Enríquez es una de las mejores nuevas exponentes del terror y de la ciencia ficción. Para muestra, esta colección de cuentos que tienen en común ser historias de mujeres víctima, mujeres con sed de venganza, mujeres asesinas. La maestría con que Enríquez construye atmósferas de suspenso es digna de compararse con las de Ray Bradbury, Agatha Christie o Stephen King.

6. Liliana Colanzi

País: Bolivia

Libro que recomendamos: Nuestro mundo muerto

¿Por qué hay que leerla? Cuando creíamos que en Latinoamérica no hacíamos buena ciencia ficción, llegó Colanzi y sus cuentos que mezclan el terror con las tradiciones de los pueblos indígenas bolivianos, así como la superstición, la violencia y la discriminación. Cada línea, cada historia, es un viaje sobrenatural que vale la pena. Sin duda, Colanzi ha puesto la etiqueta de nuevas escritoras latinoamericanas muy en alto.

7. Fernanda Melchor

País: México

Libro que recomendamos: Falsa liebre

¿Por qué hay que leerla? A estas alturas, todo lector que se digne de serlo ya conoce a Fernanda Melchor, que ha hecho de su obra maestra, Temporada de huracanes, todo un bestseller. Pero poco se habla de su primera novela, Falsa liebre, que es como la semilla que inició su sello personal: historias de la desigualdad y la violencia social mexicana. Falsa liebre es un libro esencial para entender ese estilo crudo y amargo de Melchor.

8. María Fernanda Ampuero

País: Ecuador

Libro que recomendamos: Pelea de gallos

¿Por qué hay que leerla? No es fácil hablar de este libro. Un libro íntimo sobre historias de acoso, de violencia, de abuso. “Escribí este libro aullando de dolor”, dijo Ampuero en una entrevista. Los cuentos que componen este libro son una muestra de que la literatura también es sanación y una oportunidad de tender lazos de empatía con las lectoras.

9. Mónica Ojeda

País: Ecuador

Libro que recomendamos: Nefando

¿Por qué hay que leerla? Entre la ciencia ficción y el horror, Nefando cuenta la historia de un videojuego llamado «Nefando. Viaje a las entrañas de una habitación”, que fue censurado por su alto contenido violento. En foros en internet, los gamers se preguntan si lo que estuvieron jugando era una ficción o videos reales de pedofilia y violaciones. Una novela fortísima, pero necesaria en estos tiempos de reflexión y concientización.

10. Lina Meruane

País: Chile

Libro que recomendamos: Contra los hijos

¿Por qué hay que leerla? En este ensayo, Lina Meruane hace una crítica a la necesidad social de ver a las mujeres como máquinas de bebés. La romantización de la maternidad ha llevado a las mujeres a vivir en un ciclo eterno de paternalismo que, al mismo tiempo que parece encumbrarlas, las margina en entornos como el familiar y el laboral. Meruane es una de las escritoras latinoamericanas más interesantes y a la cual no hay que perder de vista.

También te recomendamos: Estos son los 10 mejores libros en lo que va del siglo XXI