¿Rompiendo la tradición? El mítico GT40 de Ford se vuelve eléctrico

¿Rompiendo la tradición? El mítico GT40 de Ford se vuelve eléctrico

Seguramente los puristas les dio el “soponcio” cuando leyeron esta título. Un auto aclamado, mítico, clásico, icónico, etc., no podría sacrificar su poderoso motor para electrificarse y entrar en onda ecológica. Imposible. Pero no sufran, el gran GT40 no será “sacrificado”, sino más bien será una reedición especial eléctrica.

Si ya se preguntan por qué es tan importante saber que no es un auténtico Ford GT40 el que se convertirá en eléctrico es que les hace falta ver más… historia del automovilismo. Aunque ya se había hecho algo similar con verdaderas leyendas del mundo de los automóviles, la realidad es que estos autos históricos y de colección son replicados con componentes actuales y electrificándolos. O sea, respiren en paz los que le saben a los autos, que los originales (y carísimos) GT40 están intactos y resguardados.

¿Por qué es histórico un GT40?

El clásico y multiaclamado auto original es el Ford GT40, un automóvil creado para las competir en carreras de autos hace décadas. Pasó a la historia y por eso hoy vale cientos de miles de dólares porque fue el ganador de la mítica carrera: 24 Horas de Le Mans. Pero no solo una vez, sino CUATRO veces seguidas se posicionó del podio número 1 desde 1966 y hasta 1969.

Como les decíamos, los originales fueron construidos por Ford Motor Company para competir en las carreras de resistencia. El dato de valor y que suma a su leyenda es que ganó haciendo frente a nada más y nada menos que a la marca Ferrari. Bueno, también Ferrari es leyenda desde siempre, porque también ganaron Le Mans en seis ocasiones consecutivas desde 1960 hasta 1965.

Renaciendo, moderno y “a la moda”

Dos marcas especializadas han unido esfuerzo para “revivir” la gloria del GT40: Everrati y Superformance. ¿Cómo? Haciendo lo que mejor hacen: autos con la mejor tecnología y que no contaminen al ser eléctricos. Se trata de “volver a la vida” autos leyendas con componente innovadores y modernos, actuales pues, más un motor eléctrico.

Muchos dirán que qué tiene de interesante esto. Pues para los verdaderos fanáticos y conocedores del mundo del automovilismo, es importante saber que el original GT40 seguirá intacto porque ya es leyenda y de colección. Y sí, un auto vale tanto por su “armadura” pero igual de importante es su motor. Cabe decir que hace décadas, la contaminación que generaban los automotores no era de importancia. Lo único que era necesario era su poder, velocidad y resistencia. Contaminara o no, nadie se fijaba en eso. Por eso, hay autos que valen muchísimo dinero conservados en su forma más original.

La unión hace la fuerza… y la electrifica

Everrati una de las casas automovilísticas más importantes y que “volverá a la vida” este auto leyenda, se ha unido con el fabricante líder de automóviles deportivos de componentes atemporales de la década de 1960 (réplicas), Superformance. Con esta alianza de dos verdaderos expertos en autos, traerán de vuelta el GT40. Será su primer modelo en lanzar en una versión electrificada de alto rendimiento. Eligieron super bien porque se trata del icónico auto de carreras de resistencia, el GT40.

Al volante de un GT40 eléctrico

Pues ahora será posible manejar esta nueva versión del GT40. Obviamente, aunque está muy bien diseñado y con un motor de muchísima fuerza, los nostálgicos dirán que no “ruge” como un original. Pero, no es tan importante si no eres un acérrimo historiador de autos o fanático purista extremo y te fijas más en la belleza del diseño automotriz externo. La asociación de Everrati y Superformance permitirá a todo el mundo conducir un GT40 de propulsión eléctrica, que es una belleza de auto y que permitirá imaginarte corriendo las 24 horas de Le Mans, de cierta manera. Larga vida automotriz al clásico ganador. Sólo una cosa: que si alguna vez se suben al nuevo y eléctrico GT40, manejen con precaución.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.