Esta cuenta de Instagram reúne a fans de los huertos en todo el mundo

Esta cuenta de Instagram reúne a fans de los huertos en todo el mundo

Tiempo de lectura: 3 mins.

Con la pandemia aprendimos que cuidar nuestras plantas ha sido algo verdaderamente reconfortante y hasta terapéutico. Así que vale la pena llenar nuestro hogar de estos increíbles seres vivos.

Algunos y algunas hemos ido un paso más allá y nos hemos vuelto fans de los huertos. Y si bien antes pensábamos que era una tarea dificilísima, lo cierto es que plantar nuestras propias lechugas es más fácil de lo que parece.

Por eso, es normal que una de las cosas más buscadas en Google durante 2020, haya sido «cómo cultivar un huerto». Esta proliferación de los fans de los huertos ha hecho que cuentas como la de Humans Who Grow Food (Humanos que cultivan alimentos) haya aumentado de manera exponencial sus seguidores en Instagram.

Sus post están llenos de personas apasionadas por la jardinería y el cultivo de alimentos. Además de que tienen un interés genuino por contribuir a crear un planeta más verde.

El proyecto surgió en 2017 con la intención de conectar a distintas personas de todo el mundo. Sobre todo a las que fueran fans de los huertos para compartir conocimiento y ayudarse unos a otros.

Hoy, sus redes sociales tienen un alcance de más de 2.5 millones de personas cada mes y nunca se le ha invertido un peso. Incluso, las historias que encontramos van desde la creación de huertos y jardines comunitarios. Hasta los apasionados del tema que en sus hogares se animaron a tener un huerto.

Si eres fan de los huertos, ¡tú también puedes ser parte de ese proyecto!

En cada uno de los posteos nos podemos encontrar a maestros, científicos, ingenieros o banqueros. Médicos, amas de casa, estudiantes, jubilados y un sinfín de perfiles diferentes que tienen un común denominador: son fans de los huertos y la jardinería.

Si ahora que ya conoces el proyecto tú también quieres formar parte de él, lo único que debes hacer es tener entre 16 y 90 años. Y confirmar que en tus plantaciones no utilizas fertilizantes ni pesticidas sintéticos.

Las historias más destacadas o las que suelen pasar el filtro son las que generan su propio abono, guardan las semillas y comparten la comida que produce su huerto con otros. Por supuesto, también hay otras anécdotas con mayor impacto ambiental. Por ejemplo, la de organizaciones sin fines de lucro o activistas que trabajan desinteresadamente para mejorar la vida de diferentes comunidades.

Te puede interesar también: Cómo hacer un huerto con botellas de plástico