Así de fácil puedes cultivar albahaca en una maceta de tu casa

Así de fácil puedes cultivar albahaca en una maceta de tu casa

Tiempo de lectura: 3 mins.

Si para tus recetas caseras necesitas albahaca fresca, no corras al supermercado, mejor retira unas hojas de tu propio huerto.

Si eres amante de la pasta y otros platillos italianos, sabes que un ingrediente que nunca puede faltar en las recetas es la albahaca.

Así es, la gastronomía italiana hace gran uso de esta planta debido al gran sabor y aroma que aporta a los platillos.

Si a ti te encanta cocinar pasta, pizza, sopas o cualquier delicia que se te pueda ocurrir con albahaca fresca, evita visitar el supermercado y mejor cultívala en una maceta en la comodidad de tu casa.

En Wokii te revelamos cómo sembrar esta aromática hierba mediante semillas o con ayuda de una pequeña rama.

Cómo cultivar albahaca con semillas

Este proceso es un poco laborioso, pero sin duda te hace vivir toda una experiencia.

En un semillero, coloca dos semillas de albahaca, cubre con un poco de tierra y humedécela con ayuda de un atomizador.

Si tu semillero cuenta con varias celdas, te recomendamos sembrar más de una plantita de albahaca por si una no brota.

Procura mantener húmeda la tierra y ponla cerca de la ventana, para que reciba los rayos del sol y logre crecer la albahaca.

En cuanto veas que salen los primeros brotes, deja que aumenten un poco y después traspásalos a macetas individuales que puedes tener en tu ventana.

También te puede interesar: Plantas pet-friendly que puedes tener en casa

Cómo cultivarla con una ramita

Esta segunda opción de cultivar la albahaca en casa es muy sencilla.

Lo único que debes hacer es cortar una rama de albahaca proveniente del tallo principal.

Esta ramita la vas a colocar en un recipiente con agua por unos días hasta que salgan las raíces.

Una vez que tu ramita tenga raíces es momento de traspasarla a una maceta individual, y colocarla al lado de la ventana. ¡Y listo!

Cómo cortar sus hojas

Una vez que ya tenemos nuestra maceta de albahaca, es importante saber cómo desprender sus hojas sin dañar el resto de la planta.

Para esto, siempre debes elegir las hojas grandes y que están en la parte superior de la planta.

Nunca utilices las que están en la parte inferior ya que podrías dañar toda la albahaca.

Como ves, cultivar albahaca en casa y tenerla en una maceta es más sencillo de lo que hubieras imaginado.

¿Cuál de estos dos métodos eligirías?

También lee: 6 beneficios del orégano que no puedes dejar pasar.