Cómo hacer una limpieza de primavera eco-friendly

Cómo hacer una limpieza de primavera eco-friendly

La limpieza de primavera de tu hogar resultará mucho más eficaz si lo haces con respeto al medio ambiente. Aquí, te dejamos los mejores tips para que lo logres.

No es que seamos Marie Kondo, pero sí creemos muy importante hacer una limpieza de primavera, mejor conocida como «Spring Cleaning». ¿Te suena? Se trata de quitar de tu hogar todo aquello que ya no utilizas y de paso, dejar cada rincón impoluto. Todo para adoptar un estilo de vida más minimalista.

Esto nos ayuda, además, a relajarnos y a poner las cosas en orden. Sin embargo, al momento de hacerlo solemos utilizar materiales que no son tan positivos para el medioambiente. Es decir, químicos, limpiadores y accesorios que contaminan.

Por ello, con base en información de Country Living, te recomendamos un par de tips para que tu limpieza de primavera sea más justa con el planeta.

Evita usar productos tóxicos

No utilices productos químicos que dañan el medioambiente y también, tu salud al inhialarlos. Busca limpiadores ecológicos hechos a base de ingredientes naturales.

El vinagre blanco, por ejemplo, ayuda a quitar manchas difíciles al dejar remojar por una noche platería, cobre o latón. Este líquido también sirve para hacer que el vidrio de las ventanas brille, por lo que es ideal para la limpieza de primavera.

Para limpiar tu microondas, añade el jugo de un limón a un recipiente con agua, y ponlo dentro del electrodoméstico durante tres minutos a temperatura alta. Luego, limpia el interior con un trapo seco. ¡Te sorprenderás!

¿Tu refrigerador tiene un olor curioso? Coloca un pizca de bicarbonato de sodio en un pequeño bowl abierto y déjalo dentro. Por cierto, este polvo, combinado con agua, sirve para limpiar acero inoxidable, así como manchas en las paredes.

La aspiradora no es la mejor opción

Ok. Quizá es la alternativa más cómoda, pero la aspiradora consume muchísima energía. Así que mejor pon música que te invite a activarte y saca la escoba. Las cerdas naturales, además, son mucho más exitosas a la hora de remover el polvo. Sí, contará como tu cardio del día.

Evita el papel

Las toallas de papel son lo más práctico, pero también contaminan. Sin embargo, ya existen sustitutos eco-friendly de ellas no solo para tu limpieza de primavera, sino para el diario: estas de bambú reciclado. Son fuertes, absorbentes y se pueden lavar.

Evita ceras artificiales para tus muebles

De acuerdo con The American Lung Society, muchos artículos de limpieza o productos para el hogar pueden irritar los ojos o la garganta, causar dolores de cabeza y otros problemas de salud, incluido el cáncer. Algunos productos liberan sustancias químicas peligrosas, incluidos compuestos orgánicos volátiles (COV). Otros ingredientes dañinos incluyen amoníaco y lejía, presentes en muchas ceras pulidoras de muebles.

Además, su uso lastima los muebles a largo plazo debido a sus disolventes. Por ello, te recomendamos la cera de abejas, que además de nutrir la madera de tus muebles también crea un filtro para derrames. Solo hay que fundirla en agua, dejarla enfriar y listo.

La limpieza de primavera también incluye ver qué ya no sirve

Aprovecha la limpieza de primavera para ver qué electrodomésticos ya son demasiado viejos; la secadora, lavadora, el refrigerador, por ejemplo. Si estos son ya muy antiguos es probable que no tengan mecanismos de ahorro de energía y que contaminen más el medio ambiente. Preferible decirles adiós y cambiarlos por unos más nuevos. Entendemos que es un golpe a tu economía, por lo que puedes hacer un plan financiero para cambiar uno cada tres o cuatro meses. ¿Cómo ves?

Olvídate de aromatizantes artificiales

Puede oler a campo, pero ese spray que compraste en el supermercado puede contener químicos que contaminan el aire. Intercámbialo por un difusor relleno de aceites esenciales diluidos en agua. También puede colocar paños perfumados con dicha mezcla en tus clósets o cajones. ¡Te encantará cómo olerá tu casa!

Dale un segundo hogar a tu ropa

Quizá para ti es un pantalón de la temporada anterior, pero para alguien más puede ser lo máximo —o lo único— que utilizar. Así que antes de tirar indiscriminadamente tu ropa, ve cuál se encuentra en buen estado y dónala. La regla es: si no lo has usado en seis meses, dile adiós. Hay asociaciones como Contagiando Voluntad, que organizan colectas para recibir donaciones de ropa. Estas las destinan a familias de escasos recursos. Piensa en la sonrisa que usar esa blusa que a ti ya no te gusta le provocará a alguien más…

Después de estos consejos, tu limpieza de primavera será todo un éxito. No olvides acompañarla con una buena playlist, como esta que te recomendamos en el Spotify de Wokii.

También lee: 7 pequeños cambios en tu vida para salvar el planeta y tu bolsillo.