Te damos algunas razones para evitar productos con aceite de palma

Te damos algunas razones para evitar productos con aceite de palma

Tiempo de lectura: 3 mins.

Nativo de África, el árbol de palma se introdujo al Sudeste Asiático hace más de 100 años como planta ornamental

  • Aunque más de 42 países alrededor del mundo producen este aceite, los mercados de Indonesia y Malasia representan más del 85% del suministro mundial

Tal vez habías escuchado que la industria del aceite de palma es una de las principales responsables de la deforestación de algunos de los bosques con más biodiversidad del planeta. Probablemente también sabías que los orangutanes mueren a raíz de la destrucción de dichos ecosistemas. Bueno, pues estos son sólo algunos de los problemas causados por la extracción del aceite de palma. A todo lo anterior, se suman grandes cantidades de emisiones de carbono y gases de efecto invernadero, explotación laboral y trabajo infantil, además de la extinción del rinoceronte de Sumatra y el mismo riesgo para el elefante pigmeo. 

El aceite de palma está en todos lados. En todo el mundo, cerca de un 50% de todos los productos industrializados lo contienen, no sólo la popular crema de avellana Nutella. Aunque suene difícil de creer, este óleo vegetal puede encontrarse en detergentes, margarina, lápices labiales, masa para pizza, champú, helados, jabones, chocolates y golosinas, pan de caja y sopas instantáneas, sólo por nombrar algunos. 

Aceite de palma en Wokii
Además de algunas cremas de avellana, hay cientos de productos que contienen aceite de palma

La razón de esto radica en la eficiencia del cultivo del árbol de palma (Elaeis guineensis). Éste produce más aceite por área de tierra que cualquier otro cultivo de aceite vegetal. Según el World Wildlife Fund (WWF), a nivel mundial el aceite de palma abastece más del 35% de la demanda mundial de aceite vegetal en sólo el 10% de la tierra, en comparación con los aceites de coco y de soya que requieren plantaciones 4 veces más grandes que la del árbol de palma.  

Además, el aceite de palma es muy versátil y posee numerosas propiedades: confiere una mayor vida útil a los productos pues es resistente a la oxidación; es inodoro e incoloro y, por lo tanto, no afecta el sabor, olor y aspecto de los alimentos. Es semisólido a temperatura ambiente y muy estable a altas temperaturas. 

Estas cualidades han hecho que la explotación de este cultivo sea responsable de la destrucción de más del 50% de la jungla de Borneo, conocida por su riqueza en especies de flora y fauna. Así lo exhibió la serie documental Our Planet, producida por Netflix en colaboración con el WWF


¿Cuál es la alternativa?

Ante la alarmante situación, en 2004 se formó la Mesa Redonda del Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés) para establecer un estándar de producción que valide las mejores prácticas para la obtención de este producto. De hoy en adelante, puedes comprar sólo los productos certificados RSPO o aquellos que utilicen alternativas y especifiquen en sus etiquetas el aceite vegetal utilizado. Muchas veces, las marcas evitan nombrar el aceite de palma en su lista de ingredientes y se limitan a imprimir “aceite vegetal” en sus etiquetas. 


NO TE PIERDAS: Seven Worlds, One Planet, la nueva serie documental de la BBC narrada por David Attenborough