¡No más basura electrónica!, la solución comienza por nosotros mismos

¡No más basura electrónica!, la solución comienza por nosotros mismos

Según el último informe de la ONU, este tipo de desecho es el de mayor crecimiento en todo el mundo, y en 2019 se acumularon más de 53 millones de toneladas de basura electrónica. ¿Pero qué estamos haciendo para solucionarlo?

¿Te has imaginado qué es lo que pasa con la basura electrónica que desechas en tu casa de vez en cuando? Teclados, computadoras, viejas laptops, radios o alguna televisión que ya no sirve.

Como sabes, no es cualquier desecho y en el mundo hay un gran problema de basura electrónica que está rebasando las cifras de años pasados.

En 2019 se generaron 53.6 millones de toneladas métricas de basura electrónica en el mundo, rompiendo un récord nunca antes visto. Esto representa un incremento de más de un 20% en cinco años, según el estudio de la ONU, Global E-waste Monitor 2020.

basura electrónica

El informe de la ONU también detalla predicciones para 2030, y prevé que este tipo de desechos, alcanzarán 74 millones de toneladas métricas para 2030; esto representa casi lo doble en tan solo 16 años. Es decir que la basura electrónica es el flujo de desechos domésticos con mayor crecimiento en el mundo.

También puedes leer: Conoce las prótesis de plástico reciclado de Project Circleg

¿La basura electrónica se puede reciclar?

De esta clase de desechos, solamente el 17.4% de los electrónicos durante 2019 se lograron reciclar. Quiere decir que tiene un gran impacto pues materiales importantes como la plata, el oro, cobre y otros recuperables de alto valor (mismos que han sido valorados en 57.000 millones de dólares), fueron vertidos en basureros o quemados, en lugar de ser recogidos para su reutilización y tratamiento.

Si te preguntas qué países son los que han generado mayor cantidad de basura electrónica, el informe detallado de la ONU también lo indica. Asia generó el mayor volumen de basura electrónica en 2019, seguido de América y Europa, y por último África y Oceanía.

Entre otras implicaciones, los desechos electrónicos son peligrosos para la salud y también el medio ambiente, contienen aditivos tóxicos y sustancias peligrosas como el mercurio, mismos que dañan en gran medida el cuerpo humano.

La buena noticia es que desde 2014, existen muchos países que han adoptado una política y legislación en materia de basura electrónica. Esta es una tendencia positiva, pero estamos todavía lejos de una meta que pueda contribuir al planeta. Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, se busca que los países preocupados por los desechos electrónicos aumenten cada vez más.

Lo que debes saber es que el mundo requiere esfuerzos mayores para bajar la producción y el consumo de equipos electrónicos, así como para eliminar la basura electrónica. El informe de la ONU contribuye a crear conciencia y a la urgencia de cambiar este patrón global.

Así es que, si tienes desechos electrónicos en casa, busca la manera más eficiente de reciclarlos y piensa en lo que necesitas y no comprar.