Chile inaugura la primera planta de energía solar de América Latina

Chile inaugura la primera planta de energía solar de América Latina

La iniciativa Cerro Dominador, en el desierto de Atacama, producirá energía solar para más de 380 mil hogares en Chile, según pronósticos del gobierno.

Chile se convirtió en el primer país de la región en crear una planta de energía solar centrada. Ésta fue inaugurada la semana pasada y la construyeron nada más ni nada menos que en el desierto de Atacama.

Chile inaugura la primera planta de energía solar de América Latina

El proyecto se llama Cerro Dominador y su creación estuvo a cargo de la transnacional EIG. A diferencia de las tradicionales plantas solares fotovoltaicas o eólicas, utilizará tecnología que permite almacenar el calor del sol para generar electricidad incluso por la noche.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo en un discurso en la planta de energía solar que el proyecto es «una enorme contribución a lo que es el desarrollo de nuestro país y la calidad de vida de nuestra gente».

Chile, entonces, se ha comprometido a utilizar este proyecto de energía solar para eliminar gradualmente la energía generada con carbón para 2040. La idea es convertirse en un país neutral en carbono para 2050.

Conoce todo sobre la nueva planta de energía solar en Chile

El proyecto Cerro Dominador tuvo un costo de 1,400 millones de dólares desde el inicio de su construcción, en 2013. La fábrica sustituirá las plantas de carbón y se complementará con las plantas de energía eólica del país.

Asimismo, el presidente ejecutivo de Cerro Dominador, Fernando González, dijo en un comunicado que la compañía confía en que el proyecto cumplirá los objetivos. Pese a varios problemas financieros que han surgido en el camino.

«Construir una planta que uno tiene pensando hacer en tres años y que se tarda seis (porque estuvo parada dos años y medio) tiene un impacto financiero. Pero nosotros hemos pudimos afrontarlos», dijo Fernando González.

Cerro Dominador fue construido además con el apoyo de las firmas españolas Abengoa y Acciona. Además contó con financiamiento del Programa Laif de la Unión Europea, la alemana KfW y la agencia de desarrollo chilena Corfo, entre otras.

De acuerdo con González, el retorno de inversión será más bajo que el pensado inicialmente. Sin embargo podría recuperarse cuando tenga capacidad para generar energía de sobra que pueda vender después.

El proyecto producirá un total de 210 MW de energía limpia, con lo que se abastecerá a más de 380 mil hogares en Chile, según estadísticas del gobierno y de la empresa.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal y recibe buenas noticias directamente en tu correo electrónico.

También te recomendamos: ¿Por qué México es un país ideal para invertir en energías renovables?