Conoce «We love cities», iniciativa en la que podemos votar por la ciudad más sostenible del mundo

Conoce «We love cities», iniciativa en la que podemos votar por la ciudad más sostenible del mundo

Tiempo de lectura: 4 mins.

Recientemente Batangas, en Filipinas, fue seleccionada como la ciudad más sostenible del mundo, gracias a esta ambiciosa iniciativa creada por el WWF.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) tuvo una idea para estimular los programas sostenibles en la ciudades. Desde 2013 realiza la campaña «We Love Cities«, una iniciativa que invita a votar por la ciudad más sostenible y a enviar sugerencias sobre cómo deberían mejorar. También conectan con los organismos que pueden ayudar a los logros para un espacio urbano más sustentable. La última localidad reconocida fue Batangas, en Filipinas.

Asimismo, este proyecto surgió de una situación preocupante. Los datos de WWF aseguran que más de la mitad de los humanos viven en urbes, que son responsables del 70% de las emisiones de CO2. El pronóstico es alarmante: para 2050 se duplicará esta población, pasando de 3,500 millones a 6,700 millones de personas. La solución es la adopción de las medidas necesarias para hacer la ciudad más sostenible.

Lo que intenta «We Love Cities» es crear conciencia para que los habitantes intervengan en las decisiones que llevan a construir una ciudad más sostenible. Las sugerencias propuestas se envían a los organismos gubernamentales de las ciudades aludidas. Así se reconoce y consolida la relación entre ciudadanos y gobierno.

Hacia un futuro climático más sostenible

De esta manera, la campaña involucra a la ciudadanía en el proceso de descarbonización de las ciudades. En 2015, el Acuerdo de París estableció un límite de aumento de la temperatura muy por debajo de los 2 °C y prosiguiendo los esfuerzos para limitarlo a 1.5 °C. 

cambio climático

Estudios científicos aseguran que sí será posible si se aplican cambios desde ya. Ante esta necesidad, son muchas las ciudades que actualmente implementan nuevas prácticas para minimizar su presión sobre la tierra, las aguas y el clima.

«Necesitamos mejores modelos de transporte; edificios verdes; la potencialización del poder de la naturaleza; y la reducción de residuos para que las ciudades abran el camino hacia un futuro climático más sostenible”, expone WWF en la página web de «We Love Cities«. Todas ellas, medidas indispensables para vivir en la ciudad más sostenible.

Ciudad de México fue la ganadora de One Planet City Challenge en 2020

Cualquier persona puede votar. Pero deben hacerlo teniendo en cuenta las 54 urbes correspondientes a 26 países previamente seleccionadas por One Planet City Challenge. En la última edición 2020, participaron 1.2 millones de personas. Y la ganadora fue Batangas, ubicada en Filipinas.

La ciudad más sostenible del mundo: un ejemplo a seguir

Batangas deberá poner manos a la obra para aplicar una estrategia contra el cambio climático y hacer de la sostenibilidad una acción política que impacte en el entorno y en la vida de sus residentes. Precisamente ha sido reconocida porque planea ser la primera ciudad totalmente neutral en carbono para el 2030.

Batangas, ciudad más sostenible del mundo
Batangas, la ciudad elegida como ganadora por «We Love Cities», posee farolas que se alimentan de energía solar

Para hacer realidad esta visión, la urbe ha desarrollado un proyecto integral de mitigación y adaptación climática. La localidad ya está instalando energía solar en edificios públicos e iluminación LED de bajo consumo en las farolas de toda la ciudad. Además de eso, está planificando una amplia gama de acciones que abordan las vulnerabilidades climáticas específicas del entorno.

Recolectar agua de lluvia

Entre otras cosas, la ciudad más sostenible de 2020 está invirtiendo en métodos para recolectar el agua de lluvia de los tejados, construyendo diques y explorando formas de hacer que la urbe sea más autosuficiente para el suministro de alimentos.

En octubre de este año podremos votar de nuevo. Desde la organización afirman que «We Love Cities seguirá motivando a las personas a que asuman compromisos para la transición hacia un futuro sostenible, bajo en carbono, resiliente a los impactos del cambio climático y para lograr que las personas y la naturaleza puedan vivir en armonía».

Es momento de actuar, URGE y lo necesitamos.

También te puede interesar: The Line: la ciudad cero carbono que se construirá en Arabia Saudita