¿Es posible que los gatos puedan sufrir anorexia? La respuesta es…

¿Es posible que los gatos puedan sufrir anorexia? La respuesta es…

…lo sabrás más adelante, pero por lo pronto te contamos que aunque los gatos son muy independientes hay que prestar atención a cualquier cambio de actitud en sus hábitos.

¿Tu gato no quiere comer? ¿Lo encuentras un poco decaído o triste? Pues entonces es una alarma de que algo anda mal con su salud.

De acuerdo con Tamara Iturbe, académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, estos síntomas en los gatos podrían convertirse en un cuadro de anorexia leve.

En un comunicado, la especialista resaltó que los gatos no pasan directamente a la anorexia; inicialmente comen poco y cada vez lo hacen menos, hasta que ya no ingieren alimento alguno.

Un acontecimiento fisiológico como el celo, un evento estresante o una patología interna grave pueden provocar anorexia. También se debe considerar que los gatos son neofóbicos, es decir, todo lo nuevo les molesta, es más ¡les aterra!

Aman la rutina y un cambio en su entorno, como la llegada de un bebé, de un perro o de otro gato en casa, les genera estrés y probablemente dejarán de comer.

Entre los efectos de la anorexia leve en los gatos destaca la malnutrición, el mal aspecto del manto (pelaje), la pérdida de peso, la deshidratación, la letargia, la debilidad o la atrofia de la musculatura.

¿Y cómo se trata la anorexia felina?

La rapidez es especialmente importante en los gatitos jóvenes, por su debilidad, sus reducidas reservas y su alta demanda energética.

Asimismo corren mucho riesgo los gatos pasados de peso, ya que presentan un riesgo superior de desarrollar lipidosis hepática, una alteración del hígado que supone la acumulación de vacuolas grasas en las células hepáticas. Se conoce también como “hígado graso” y puede traer graves consecuencias o incluso la muerte. ¡Cuidado!

Por este motivo, los gatos que sufren de anorexia se deben hidratar cuanto antes mediante fluidoterapia. Y puede ser necesario administrarles alimento de manera forzada mediante sondas de alimentación a fin de prevenir complicaciones. Consulta de inmediato a su veterinario si notas algo así en tu mascota.

No pierdas de vista que la inmediatez es fundamental para atender los síntomas de anorexia en los gatos. Estos animalitos son más delicados que cualquier otra mascota y necesitan cuidados especiales para vivir de manera plena.

La alimentación es uno de los factores fundamentales para su desarrollo, pues cuando un gato deja de comer, es una alarma de que algo se encuentra mal en ellos.

También te puede interesar: ¿Los gatos aman las caricias? Esto es lo que dice la ciencia