Cuatro libros feministas que todas las mujeres debemos leer ya

Cuatro libros feministas que todas las mujeres debemos leer ya

Si te identificas con la igualdad entre los sexos, aquí cuatro libros feministas que vale la pena leer.

¿Crees en la igualdad entre los sexos y que el mal llamado sexo «débil» todavía tiene cuentas pendientes? Si respondiste sí, estos cuatro libros feministas son para ti. Clásicos y novedades de la literatura para disfrutar de un momento de buena lectura.

  1. Mujeres. El mundo es nuestro, Miriam Mabel Martínez y Claudia Muzzi, coordinadoras (Universo de Libros, 2021). Dieciocho destacadas escritoras nacidas a lo largo del siglo XX comparten sus distintas maneras de entenderse en el mundo y exhiben lo mucho que falta por hacer para conseguir el derecho pleno a decidir lo que sea como mujeres.

2. El género en disputa, Judith Butler (Planeta). Publicado por primera vez en 1999, este libro revolucionó lo que hasta entonces se entendía como «género». Por un lado, se lo identificaba como la interpretación cultural del sexo. Y por otro, estaban quienes abogaban por la diferencia sexual como algo ineludible. Ambas tendencias entendían al sexo como una consecuencia de una anatomía, algo «natural». Pero esta filósofa estadounidense vino a agitar las aguas al insistir que género es performativo. Así, hablar de performatividad del género -o actuar el género- implica que el género es una actuación que se repite en función de normas sociales que nos exceden.

3. Los hombres me explican cosas, Rebecca Solnit (Capitán Swing Libros). Se publicó por primera vez en Estados Unidos en 2014 y desde entonces se ha editado en una veintena de idiomas, en cientos de países. Su autora, la escritora estadounidense Rebecca Solnit, reúne en esta obra que se lee en dos noches una colección de ensayos sobre mujeres y feminismo. El libro fue un boom de ventas e hizo viral la explicación «mansplaining», que sería el equivalente a «machoexplicación». Este alude a la costumbre -masculina, claro- de explicar cosas a las mujeres, independientemente de si se sabe algo del tema. Y utilizando generalmente un tono paternalista.

4. Una habitación propia, Virgina Woolf (Austral México). Publicado en 1929, este ensayo de la autora inglesa buscó dar por tierra la idea -muy afianzada entonces- de que las mujeres eran inherentemente menos creativas y menos talentosas como escritoras por culpa de su género. Para desmentirlo, Woolf apuntó a las numerosas fallas educativas y económicas que anulaban a las escritoras de la época. Increíblemente, su perspectiva, incisiva y poderosa, no ha perdido un ápice de vigencia a pesar del paso del tiempo.

Suscríbete aquí a nuestro newsletter semanal para recibir más noticias como ésta directamente en tu correo electrónico.

También lee: ¿Qué es el ecofeminismo y por qué tenemos que hablar de él?